viernes, 28 de febrero de 2020

Coronavirus

Brasil confirma primer caso de coronavirus en América Latina


El ministerio de Salud de Brasil confirmó el diagnóstico inicial de coronavirus de un brasileño residente en Sao Paulo, que se convirtió en el primer caso de esta epidemia en América Latina.

Video de murciélagos grabado en Miami en 2011

 Un video que muestra a murciélagos brotando de bajo un tejado ha sido compartido desde el 17 de febrero del 2020 en redes sociales, donde lo presentan como la causa del nuevo coronavirus en China.
“Se ha encontrado la fuente principal de coronavirus. Resulta que muchos techos de casas en Wuhan, provincia de Hubei, están fuertemente infestados con murciélagos de crisantemo, un tipo de murciélago que transporta el virus en su cuerpo”. 
Este es el mensaje que circula en WhatsApp acompañado de un vídeo en el que se ve a varios operarios sacando murciélagos de un tejado. Sin embargo, las imágenes no están grabadas en Wuhan, ni siquiera en China.

Sin embargo, la grabación ha estado en línea desde julio de 2011 y en realidad muestra reparaciones en el techo de una casa en la ciudad de Miami, Estados Unidos.

https://factual.afp.com/el-video-de-un-tejado-infestado-de-murcielagos-fue-grabado-en-2011-en-estados-unidos

https://www.newtral.es/bulos-coronavirus-wuhan-casos-videos-teorias-conspiranoicas/20200225/

https://www.snopes.com/fact-check/dean-koontz-predicted-coronavirus/

La gripe española


La Gripe Española mató entre 1918 y 1920 a más de 40 millones de personas en todo el mundo. Se desconoce la cifra exacta de la pandemia que es considerada la más devastadora de la historia. Un siglo después aún no se sabe cuál fue el origen de esta epidemia que no entendía de fronteras ni de clases sociales.

Aunque algunos investigadores afirman que empezó en Francia en 1916 o en China en 1917, muchos estudios sitúan los primeros casos en la base militar de Fort Riley (EE.UU.) el 4 de marzo de 1918.
Tras registrarse los primeros casos en Europa la gripe pasó a España. Un país neutral en la I Guerra Mundial que no censuró la publicación de los informes sobre la enfermedad y sus consecuencias a diferencia de los otros países centrados en el conflicto bélico.

Ser el único país que se hizo eco del problema provocó que la epidemia se conociese como la Gripe Española. Y a pesar de no ser el epicentro, España fue uno de los más afectados con 8 millones de personas infectadas y 300.000 personas fallecidas.

La censura y la falta de recursos evitaron investigar el foco letal del virus. Ahora sabemos que fue causado por un brote de influenza virus A, del subtipo H1N1. A diferencia de otros virus que afectan básicamente a niños y ancianos, muchas de sus víctimas fueron jóvenes y adultos saludables entre 20 y 40 años, una franja de edad que probablemente no estuvo expuesta al virus durante su niñez y no contaba con inmunidad natural.

Fiebre elevada, dolor de oídos, cansancio corporal, diarreas y vómitos ocasionales eran los síntomas propios de esta enfermedad. La mayoría de las personas que fallecieron durante la pandemia sucumbieron a una neumonía bacteriana secundaria, ya que no había antibióticos disponibles.
Sin embargo, un grupo murió rápidamente después de la aparición de los primeros síntomas, a menudo con hemorragia pulmonar aguda masiva o con edema pulmonar, y con frecuencia en menos de cinco días.

En los cientos de autopsias realizadas en el año 1918 los hallazgos patológicos primarios se limitaban al árbol respiratorio por lo que los resultados se centraban en la insuficiencia respiratoria, sin evidenciar la circulación de un virus.

Al no haber protocolos sanitarios que seguir los pacientes se agolpaban en espacios reducidos y sin ventilación y los cuerpos en las morgues y los cementerios. Por aquel entonces se haría popular la máscara de tela y gasa con las que la población se sentía más tranquila, aunque fueran del todo inútiles.

En el verano de 1920 el virus desapareció tal y como había llegado.

México


En relación con la noticia que circulara de personas aisladas por posibles casos de coronavirus en el estado de San Luis Potosí, la Subdirección de Epidemiología de la Secretaría de Salud estatal confirma que no hay ningún caso registrado en el estado.

https://www.unotv.com/noticias/estados/san-luis-potosi/detalle/sin-casos-de-coronavirus-en-slp-secretaria-de-salud-estatal-035426/

https://www.eluniversal.com.mx/estados/descartan-posible-caso-de-coronavirus-en-san-luis-potosi

Autoridades de salud de México explicaron, respecto a los modelos de respuesta posible, que en el país se sigue el protocolo de mitigación para combatir el nuevo coronavirus 2019, y no el de contención, como los que se realizan en países como Estados Unidos y China. Dicha determinación, informaron, va en consonancia con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud.

¿En qué consiste el protocolo de mitigación?


En conferencia de prensa, Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Prevención de Salud, informó que este protocolo consiste en buscar la reducción de los daños y contagios por el nuevo coronavirus.

“... se busca limitar el daño, así como garantizar la pronta y eficaz atención médica de los casos registrados”. Hugo López-Gatell

Precisó que este modelo de respuesta respeta los derechos civiles.

“México seguirá respetando los derechos humanos. Usará protocolos técnicos”.

Características del modelo de protocolo de mitigación:


"En la mitigación, no existe aspiración alguna de que se va a poder contener el traspaso o la propagación del agente infeccioso, y entonces, a lo que se aspira es a canalizar los aspectos para mitigar el daño. Hugo López-Gatell
Objetivos:
  • Reducir la velocidad de transmisión.
  • Proteger a las poblaciones más vulnerables.
  • Garantizar la pronta y eficaz atención médica de los casos.
  • Hacer los estudios de contacto que permitan interrumpir cadenas de transmisión a partir de los casos
El otro modelo, el protocolo de contención, en cambio, aísla a las comunidades: evita que entren o salgan de ellas las personas. En éste hay un control completo de los ciudadanos y, en algunos casos, se determina una cuarentena estricta y se restringen los viajes.

Casos sospechosos


En México, precisaron las autoridades de salud, se han registrado 19 casos sospechosos, de los cuales, 18 ya han sido descartados, y uno se mantiene en observación. El resultado de éste último será anunciado más tarde, en el reporte que noche tras noche se entrega.

No se sabe cuándo, pero llegará el nuevo coronavirus. Hugo López-Gatell afirmó que es seguro que el nuevo coronavirus llegue a México, aunque no se sabe cuándo.
“Seguros que el virus va a llegar a México. Es lo más probable, si nos guiamos científicamente. Va a llegar, aunque no se sabe cuándo”. Hugo López-Gatell

¿Cuáles son los síntomas del coronavirus 2019?

El nuevo coronavirus 2019 es una cepa particular de coronavirus que no había sido identificada previamente en humanos; sin embargo, las autoridades han identificado los siguientes síntomas:
  • Fiebre
  • Tos
  • Dificultad para respirar
  • Neumonía
  • Dolor de músculos
  • Problemas gástricos
  • Diarrea
  • Malestar general

Medidas universales de prevención

Por tratarse de una nueve cepa de coronavirus, hasta el momento no existe una vacuna, pero existen algunas medidas auxiliares para prevenir y reducir el riesgo de infección dadas a conocer por la Secretaría de Salud:
  • Lavarse las manos regularmente, especialmente después del contacto directo con personas enfermas.
  • Evitar el contacto cercano con personas con infecciones respiratorias agudas y con animales de granja vivos o muertos y con animales salvajes.
  • Cubrir boca y nariz; hay mascarillas de carbón activado que brindan mayor protección que un cubre bocas.
  • No escupir. Si es necesario hacerlo, utilizar un pañuelo desechable, meterlo en una bolsa de plástico, anudarla y tirarla a la basura; después lavarse las manos.
  • No tocarse la cara con las manos sucias, sobre todo nariz, boca y ojos.
  • Limpiar y desinfectar superficies y objetos de uso común en casas, oficinas, sitios cerrados, transporte, centros de reunión, etc., ventilar y permitir la entrada de luz solar.
  • Quedarse en casa cuando se tienen enfermedades respiratorias y acudir al médico si se presenta alguno de los síntomas (fiebre mayor a 38° C, dolor de cabeza, dolor de garganta, escurrimiento nasal, etc.).

La incertidumbre en el precio del petroleo


El crudo se ha convertido, de la noche a la mañana, en el principal factor de incertidumbre para los mercados a escala global.

La agitación se produce después de que Rusia se negó a unirse a los esfuerzos de la OPEP para rescatar el mercado de petróleo afectado por el coronavirus cortando la producción. El fracaso de la reunión de Viena dejó provocó una caída del 10% en los precios del petróleo. Los precios del petróleo ya estaban estancados en un mercado bajista debido al brote de coronavirus, lo que ha provocado una fuerte caída de la demanda de crudo. Arabia Saudita intensificó la situación al recortar sus precios de venta oficiales en un intento por recuperar la cuota de mercado y aumentar la presión sobre Rusia.

El precio del crudo se redujo un 22% a US$ 32 por barril. El crudo Brent, de referencia mundial, también cayó un 22% a US$ 35 por barril. Ambos en su peor día desde 1991, cuando la guerra del golfo. La mayor caída porcentual en un día para los precios del petróleo de EE. UU. ocurrió en septiembre de 2001, cuando cayeron un 15%.

El colapso petrolero de 2014-2016 provocó que docenas de compañías de petróleo y gas se declararan en bancarrota y hubiera cientos de miles de despidos. Sin embargo, la industria del esquisto estadounidense emergió de ese período más fuerte y Estados Unidos eventualmente se convertiría en el principal productor mundial de petróleo. Analistas piensan que la negativa de Rusia a reducir la producción equivalía a una bofetada a los productores estadounidenses de petróleo de esquisto bituminoso, muchos de los cuales necesitan precios más altos para sobrevivir.

“Rusia ha estado dando indicios de que el objetivo real son los productores estadounidenses de petróleo de esquisto bituminoso, porque está harto de recortar la producción y simplemente dejarlos con espacio”, escribieron analistas de la firma consultora de energía FGE en una nota a los clientes el domingo. “Tal ataque puede estar condenado al fracaso a menos que los precios permanezcan bajos durante mucho tiempo”.

El desplome del 9% en la última sesión de la semana pasada palidece con la cosechada el lunes, en el que tanto la cotización del Brent —el de referencia en Europa— como la del Texas —en Estados Unidos— caen a doble dígito, hasta el entorno de los 35 dólares, y alimentaban la especulación de Goldman Sachs sobre la posibilidad de que el desplome del barril se profundice hasta los 20 dólares, niveles de hace dos décadas.

El batacazo deja lejos la cota de los 40 dólares por barril —niveles inéditos en cuatro años—, pone contra las cuerdas a los países petroleros —y, sobre todo, a aquellos que tienen que incurrir en mayores costes de extracción o que bombean un crudo de menor calidad— y supone un duro golpe para un puñado de naciones latinoamericanas: Venezuela, Ecuador, México, Colombia, Brasil o Argentina.

El precio de la mezcla mexicana de petróleo de exportación tuvo un descenso de 31.7%, del viernes pasado al cierre de la sesión de este lunes de acuerdo con los datos de Petróleos Mexicanos. La canasta de crudos mexicanos se vendió el 6 de marzo en 35.75 dólares por barril; ayer, el precio descendió a 24.43 dólares la unidad, esto es un retroceso de 11.32 dólares.

Los grandes fondos de inversión tuvieron todo el fin de semana para pensar y sopesar opciones. Y la conclusión es clara: ven un panorama mucho peor del que atisbaban el viernes pasado, ya de por sí negativo. Al temor, bien fundamentado, de que la epidemia termine por hundir la demanda de crudo —según los cálculos de la consultora IHS Markit, caerá en el primer trimestre de 2020 a un ritmo incluso mayor que en los peores momentos de la Gran Recesión— se suma ahora el desacuerdo entre la segunda y tercera mayores potencias petroleras del planeta, Arabia Saudí y Rusia, respectivamente, para tratar de recortar los bombeos y drenar así el crudo sobrante en el mercado. Era la única opción posible para compensar el batacazo del consumo y, sin pacto, no hay contrapeso posible para unos precios en caída libre.

Ante la negativa de Rusia a aceptar la retirada de 1,5 millones barriles al día —una cifra gruesa: algo más de lo que consumen países como España o Italia—, Arabia Saudí ha optado por jugar a la contra. A lo largo del fin de semana, su petrolera estatal —Aramco, que también ostenta el cetro de mayor empresa cotizada del planeta— abrió la puerta a redoblar su producción en un movimiento contrario al propuesto originalmente y rechazado por el Kremlin. La acción prendería fuego en un mercado ya de por sí muy disputado, abriendo una batalla cruenta entre dos países que llevaban más de tres años remando en la misma dirección para tratar de hacer frente al dominio estadounidense. Pero en un giro de 180 grados tras el sorprendente y rotundo no ruso, ahora el objetivo de Riad pasa a ser la eliminación de competidores, con Moscú en el punto de mira.

El pacto de tres años entre la OPEP —que incluye a su líder de facto Arabia Saudita— y naciones aliadas lideradas por Rusia se vino abajo el viernes, luego de que Moscú se rehusó a apoyar recortes más drásticos de los suministros para lidiar con los efectos económicos del brote de coronavirus.
La OPEP respondió removiendo todas las restricciones a su producción, lo que desató temores a un sobreabastecimiento del mercado, ya sumergido en un exceso de oferta de crudo. A pesar de la caída de la demanda de energía por el coronavirus, Arabia Saudita planea subir su producción sobre los 10 millones de barriles por día (bpd) en abril, después de que expire el actual acuerdo de recortes de suministros, dijeron el domingo dos fuentes a Reuters. El reino —que ha estado bombeando cerca de 9.7 millones de bpd en los últimos meses— también rebajará el precio de venta de su petróleo.
Rusia —uno de los mayores productores mundiales de crudo junto a Arabia Saudita— y Estados Unidos también dijeron que podrían incrementar su producción y que podían confrontar unos precios del petróleo bajos por entre seis y 10 años.

El reino del desierto, líder de facto de la OPEP, cuenta con una ventaja sobre el resto de países petroleros: incluso si el precio por barril cayese al citado entorno de los 20 dólares, su producción seguiría siendo rentable, algo que no pueden decir ni EE UU ni Rusia. Pero a los inversores la situación les recuerda demasiado a 2014, cuando los saudíes abrieron el grifo para tratar de expulsar a parte de los productores fracking de Texas y el botín obtenido fue mucho menor de lo esperado: quebraron muchas firmas dedicadas a la obtención de crudo por fracturación hidráulica, pero Washington acabó saliendo reforzado como primer productor mundial. En toda pugna de precios, a corto plazo solo ganan los países consumidores.

miércoles, 18 de diciembre de 2019

La quema de libros como acto simbólico

Después de realizar el performance "Un violador en tu camino" (https://www.eluniversal.com.mx/metropoli/cdmx/un-violador-en-tu-camino-los-mensajes-ocultos ) del colectivo chileno Las Tesis (https://www.eluniversal.com.mx/mundo/quienes-son-lastesis-el-colectivo-feminista-detras-de-el-violador-eres-tu ), recorrer los pasillos de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL) como una marea verde gritando en contra del acoso, un grupo feminista, de cerca de 200 mujeres, se instaló en la explanada de Expo Guadalajara para romper y luego quemar dos ejemplares de “Psico-Terapia Pastoral” de Juan Manuel Rodríguez y Misael Ramírez.

“Si la Feria tiene tantos ojos pues que nos volteen a ver, hace falta generar más ruido y que nos escuchen”, contó Ana, una manifestante a EL UNIVERSAL (https://www.eluniversal.com.mx/cultura/marcha-feminista-se-apodera-de-la-fil-guadalajara ), momentos antes de la quema.

En Amazon (https://www.amazon.com/Psico-Terapia-Pastoral-Tecnicas-Prematrimonial-Homosexualidad/dp/1948578212/) se describe el libro como "una propuesta y respuesta concreta a este flagelo y crisis de identidad que es la homosexualidad." El libro, por cierto, está agotado, muy probablemente como consecuencia de la magnifica promoción hecha por las activistas universitarias.

Sin considerar la validez de la ideología de género, o la normalidad de la homosexualidad, voy a abordar la quema de libros como acto simbólico o poético. El Libro, en su calidad de símbolo abstracto, es un objeto sagrado y su quema un sacrilegio. Quemar libros es una provocación que se hace con la intención de causar una reacción de repudio del espectador, una incomodidad, y un cuestionamiento de los valores representados por el texto destruido. Sin embargo, la quema de libros no es un acto de intolerancia propiamente, o un repudio de las ideas plasmadas en libro, sino un ataque al derecho colectivo del acceso a la información y a libre flujo de ideas. Es decir, la quema de libros no es un acto de rebeldía y resistencia, más bien un acto represivo de censura. Indica la renuncia al pensamiento critico y al dialogo de las ideas.



En la novela 1984 de Orwell, los libros, de hecho toda información, estaban censurados, pero su acceso, mientras se le negaba al pueblo, era ilimitado para la elite en el poder. Porque el conocimiento es Poder. Más apropiado como acto simbólico hubiera sido tragarse el libro y luego vomitarlo.

Cada uno puede hacer su lista de temas prescindibles, digamos teorías conspiratorias, en el sentido derogatorio, como el terraplanismo y las vacunas como medida de control poblacional. Pero desde una perspectiva normativa o jurídica, ¿Quién decide que cosas son necesarias o licitas de publicar? La pregunta presume, con cierta razón, que la banda es pendeja y que no es lo mismo leer que comprender. Un líder benevolente e iluminado puede darse a la tarea de decidir por el pueblo y para el pueblo que libros o ideas son apropiados. De hecho, todos los gobiernos, inclusive los profundos e invisibles, lo hacen en la practica en cierta medida.

Lo que es socialmente aceptable o útil va cambiando en el tiempo y el espacio, y si ya hemos destruido las alternativas, no hay marcha atrás. Por ejemplo, Fray Diego de Landa Calderón (https://www.mexicodesconocido.com.mx/el-fraile-que-quemo-los-ultimos-codices-mayas.html ), la noche del 12 de julio de 1562 hizo una hoguera que iluminó las oscuras calles de Maní, Yucatán, alimentándola con objetos sagrados y con los 40 códices que explicaba la historia y creencias de los mayas. Tras la quema de sus ídolos y registros de su identidad algunos se suicidaron.

Image result for diego de landa quema de libros

Fray Diego de Landa Calderón, un misionero franciscano a quien la Iglesia le encomendó convertir a los nativos al catolicismo solo seguía la guía de su conciencia en búsqueda de la verdad y la salvación de un pueblo ignorante y pervertido. Un número indeterminado de mayas fueron llamados al Auto de Fe y se les torturó para que reconocieran su fanatismo por dioses alejados de la fe cristina.

Parece que Fray Diego de Landa Calderón se arrepintió años después de las atrocidades que hizo pues en 1566 escribe su libro Relación de Cosas Notables de Yucatán en donde trata de describir cómo era el mundo maya que encontró. Sus escritos sobre la vida maya resultaban contradictorios y mentirosos. Para 1950 el lingüista ruso Yuri Valentínovich Knórozov (https://en.wikipedia.org/wiki/Yuri_Knorozov ) desechó cualquier documento hecho por De Landa, por no servir para entender la lengua de esta cultura.

De hecho, del acerbo documental precolombino de México solo quedan unos 14 códices, de los cuales solo uno esta en México (https://www.excelsior.com.mx/expresiones/mitos-sobre-el-saqueo-los-14-codices-precolombinos/1254729 ). El tlatoani tenochca Itzcóatl decidió destruir un número importante de códices que hablaban sobre la historia de la peregrinación mexica y la fundación de Tenochtitlán, en una maniobra ideológica y política que permitió establecer una sola versión del registro mítico-histórico náhuatl. Esta maniobra es recurrente en la historia universal, con el ejemplo más notable siendo el registro bíblico establecido en Israel en el siglo IV antes de cristo.

Sin embargo, a pesar de cualquier daño autoimponido, la destrucción documental realizada por los españoles fue absoluta. No se conoce códice de certero origen prehispánico, realizado por portadores de las culturas del Altiplano Central y las regiones aledañas. Ni náhuatl, ni otomí, ni matlazinca, ni mazahua, absolutamente nada. Solo como ejemplo, la quema de fray Juan de Zumárraga, hacia 1538, quien estaba muy molesto de que las idolatrías no se hubieran removido, particularmente entre la nobleza.

Lo cierto es que sólo existen 14 pictografías de certera manufactura anterior a la Conquista que sobreviven hasta nuestros días, de los cuales una parte pudieron ser obsequios de Moctezuma a Cortés, y otros salieron bajo condiciones aún inexplicables.

A nivel global pudiéramos decir que la quema de la librería de Alejandría simboliza el retraso o estancamiento del desarrollo tecnológico y científico por cientos de años. 

Image result for el mecanismo de Anticitera



Como ejemplo del estancamiento tecnológico  tenemos el mecanismo de Anticitera (https://proyectoidis.org/mecanismo-de-anticitera/ ), una calculadora mecánica antigua diseñada para prever la posición del Sol, la Luna, y algunos planetas, que permitía predecir eclipses. Consiste en un conjunto de engranajes de ruedas dentadas de bronce con signos e inscripciones astronómicas en griego antiguo, dialecto corintio-siracusano. Fue descubierto entre los restos de un naufragio cerca de la isla griega de Anticitera, entre Citera y Creta, y se cree que data del 87 a. C. No volvería a existir ningún mecanismo de tal complejidad y precisión hasta el desarrollo de la relojería europea del siglo XVI.

La célebre Biblioteca de Alejandría (https://historia.nationalgeographic.com.es/a/biblioteca-alejandria-destruccion-gran-centro-saber-antiguedad_8593/6#slide-5 ), creada pocos años después de la fundación de la ciudad por Alejandro Magno en 331 a.C., tenía como finalidad compilar todas las obras del ingenio humano, de todas las épocas y todos los países, que debían ser «incluidas» en una suerte de colección inmortal para la posteridad.

La desaparición de la Biblioteca de Alejandría constituye uno de los más simbólicos desastres culturales de la historia, comparable tan sólo con la quema de libros que siguió a la toma de Constantinopla por los cruzados en 1204, o la que tuvo lugar en 1933 en la Bebelplatz de Berlín a instancias del ministro de propaganda Joseph Goebbels; por no hablar del incendio de la biblioteca de Bagdad, en 2003, ante la pasividad de las tropas estadounidenses.

La importante biblioteca del Serapeo, fundación de Ptolomeo Evergetes –que algunos autores confunden con la biblioteca real, la propiamente dicha Biblioteca de Alejandría–, fue arrasada en el año 391 durante un «pogromo» antipagano instigado por el patriarca Teófilo. En 415, la filósofa y científica Hipatia de Alejandría, tal vez la última representante de la tradición filosófica alejandrina, moría a manos de una horda de monjes cristianos instigados por el patriarca Cirilo, a la sazón sucesor de Teófilo, y junto con ella desapareció su valiosa biblioteca. El golpe de gracia para la Biblioteca llegó en el año 640, cuando el Imperio bizantino sufrió la arrolladora irrupción de los árabes y Egipto se perdió totalmente. Alejandría fue capturada por un ejército musulmán comandado por Amr ibn al-As, quien, según la tradición, habría destruido la Biblioteca cumpliendo una orden del califa Omar:

"Si esos libros están de acuerdo con el Corán, son superfluos, y si se oponen al Corán, son falsos y deben ser destruidos"

Total, quemar libros no tiene nada de revolucionario, y si mucho de represivo, dogmático, y soberbio. El pensamiento científico no dice que todos los enunciados son válidos, digamos que todos tienen su verdad, pero el principio fundamental del método científico es siempre dudar de la posición propia. Respetar, por así decirlo, los datos y sus fuentes, dejándolos siempre a disposición del que quiera analizarlos.

viernes, 8 de noviembre de 2019

El Werther



Un joven enamorado de una mujer casada, cuyo amor nunca podrá alcanzar, se suicida junto a su escritorio. Es Carl Wilhelm Jerusalem, secretario de la legación de Brunswick. Su muerte conmociona a las clases altas de la sociedad alemana del siglo XVIII y muy en especial a un gran amigo suyo: Johann Wolfgang Goethe. También él es joven (tiene 23 años) y también él está enamorado de una mujer que ya está prometida a otro. Su nombre es Charlotte Buff, pero el mundo entero la conocerá por el que le va a dar el escritor y con el que pasará a la historia de la literatura: Lotte.


Goethe tenía 25 años en 1774, cuando publicó por vez primera el Werther. No deja de ser curioso el que un hombre de orden, con una entraña legalista y conservadora, figure en las historias de la literatura como adelantado del romanticismo. Poco se asemejaba su idiosincrasia a la de su ardiente personaje, un auténtico absolutista del corazón.

Un joven Goethe, desilusionado del ejercicio del derecho llega a Wetzlar proveniente de su natal Fráncfort, en 1772. Pocas semanas después de su llegada conoce a la verdadera Lotte (Charlotte Buff) en un baile, en las mismas circunstancias que Werther e intercambia correspondencia con su amigo Merck con las mismas fechas que las escritas por el personaje.

La historia de amor de la realidad tampoco tiene ningún futuro y de la misma forma en la que sucede en la novela, la joven contrae matrimonio con su prometido, Kestner, con el que Goethe entabla una sincera amistad.

La desesperación que Werther reflejada en la obra, escrita por Goethe en poco más de cuatro semanas, es solo el reflejo del calvario que vivió el autor y ha quedado plenamente documentada para la historia en la correspondencia intercambiada con el joven matrimonio y con su confidente Merck, estas últimas misivas, irremediablemente desaparecidas. El adiós definitivo de Werther guarda también una gran similitud con el de Goethe.

Hubo jóvenes que allá en el siglo XVIII se quitaron la vida trastornados por la lectura de Las penas del joven Werther. Napoleón gustaba de llevar un ejemplar de la novelita en sus campañas. Hay quien conceptuó perversa esta obra de Goethe, considerándola una incitación al suicidio, y quien, exento de inclinaciones románticas, no duda en tildarla de kitsch.

Bastante antes del desenlace de la novela, el lector comprende sin sombra de duda que a Werther lo espera una muerte violenta. El propio personaje se encarga de anunciarla en repetidas ocasiones de forma cada vez más explícita.

El suicidio de Werther no consiste, en una simple despedida brusca, interpretable más allá de su posible efecto punitivo sobre la mujer que rechazó los deseos fervientes del enamorado. Lo enterrarán sin ceremonia religiosa, fuera del camposanto, como correspondía a los suicidas, sin más honor que el de recibir sepultura en el lugar que él había elegido.

El personaje de Werther fue un modelo a copiar por la juventud, quienes se sentían rechazados e inadaptados en una sociedad totalmente racional y controladora. Se desató una horda de suicidios nunca vista en Alemania. El gusto por los paisajes rurales y la vida en el campo marcó un estilo de vida, buscado salir del mundo burgués-materialista. La vestimenta de Werther marcó la tendencia textil en ese momento: frac azul, chaleco y pantalones amarillos. Alemania adoptó los trajes ingleses, los sastres alcanzaron estatus por esta moda.

Dado que el siglo XVIII se caracteriza por la entrada del movimiento Sturm und Drang y el Romanticismo, Wether afianzó los ideales de éstos. El sentimentalismo por encima del razonamiento, queriendo destituir las ideas clasicistas, perfección en el arte, reglas sociales, la razón como filtro el intelecto, y la sociedad burguesa.

Ni el propio Goethe imaginaba que la publicación en 1774 de Las penas del joven Werther iba a provocar tanta polémica. La historia de Werther se convirtió en todo un hito de la literatura mundial y máximo exponente del Sturm und Drag alemán. La novela se convirtió en todo un bestseller para la época y uno de los libros más leídos para la juventud alemana. Esa visión endulzada y romántica de la muerte resultó en un efecto inesperado, que en un principio se denominó Fiebre de Werther, una variante del Mal del siglo. Esta especie de moda llevaba a muchos lectores a abandonarse a un sentimiento de hastío y decadencia, identificándose con los personajes enfermizos, sirviendo de base a otros movimientos como el decadentismo. Ese vacío existencial derivó también en una crisis de creencias establecidas y de los valores más comunes de una sociedad en pleno cambio.
En el caso concreto de Werther, muchos seguidores de la novela comenzaron a vestir la misma ropa que el protagonista y a comportarse de manera parecida. El resultado más conocido de esta imitación resultó en una ola de suicidios, se cuenta que unos cuarenta, que llevó a las autoridades a preocuparse acerca de la difusión de la obra de Goethe. En Italia, Alemania y Dinamarca, esta novela fue prohibida durante varios años.

El suicidio de Werther uno de los aspectos que se reproducen de la realidad con mayor fidelidad, por supuesto no se trata de la muerte de Goethe, pero sí la de su amigo Jerusalén que se quitó la vida por las mismas motivaciones y en las mismas condiciones que el personaje. Goethe liberado en buena medida de sus ‘tribulaciones’ pudo mantener una relación de amistad con la pareja, alimentada por el intercambio regular de correspondencia.

El efecto Werther toma su nombre de la novela Las penas del joven Werther de Johann Wolfgang von Goethe, publicada en 1774. En la novela, el protagonista sufre por amor hasta tal punto que acaba por quitarse la vida. Fue una novela muy popular entre los jóvenes de la época, muchos de ellos llegaron incluso a suicidarse de formas que parecían imitar la del protagonista. De hecho, las autoridades de Italia, Alemania y Dinamarca llegaron a prohibir la novela. El término lo instauró el sociólogo David Phillips en 1974. Philips elaboró un estudio entre 1947 y 1968 que demostró que el número de suicidios se incrementaba en todo Estados Unidos al mes siguiente de que el New York Times publicara en portada alguna noticia relacionada con un suicidio.